9.05.2009

Las palabras no sirven para explicar un sentido secreto



"Últimamente vivo tanto en gris que siempre cruzo mal en los semáforos…"

Un anciano llamado Chunglang, tenía una pequeña propiedad en la montaña. Sucedió cierto día que se le escapó uno de sus caballos y los vecinos se acercaron a manifestarle su condolencia.

Sin embargo el anciano replicó:
-¡Quién sabe si eso ha sido una desgracia!

Y hete aquí que varios días después el caballo regresó, y traía consigo toda una manadade caballos cimarrones. De nuevo se presentaron los vecinos y lo felicitaron por su buena suerte.

Pero el viejo de la montaña les dijo:
-¡Quién sabe si eso ha sido un suceso afortunado!

Como tenían tantos caballos, el hijo del anciano se aficionó a montarlos, pero un día se cayó y se rompió la pierna. Otra vez los vecinos fueron a darle el pésame, y nuevamente les replicó el viejo:
-¡Quién sabe si eso ha sido una desgracia!

Al año siguiente se presentaron en la montaña los comisionados de <Los Varas Largas>. Reclutan jóvenes fuertes para mensajeros del emperador y para llevar su litera. Al hijo del anciano, que todavía estaba impedido de la pierna, no se lo llevaron.
Chunglang sonreía.

3 Espias:

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con la historia, esta muy bien y en ella entiendo que nunca sabemos si lo que nos pasa es algo bueno o algo malo porque un dia te puedes levantar, ir a pasear y caerte y al llegar al Hospital ver a alguien que deseabas ver, así si no te hubieras caido no la hubieras visto que pensais ¿fuí afortunado al caerme o no?. Hasta otra ...

Terapia de Choque dijo...

.__.
me viste a mi a que ci? lol

Anónimo dijo...

¿ChunGlang? que nombre mas inspirador :) Pues la verdad es que sí. Estoy de acuerdo con el primer comentario. ¿Quién sabe si es algo bueno o malo?...

Publicar un comentario

:O